artículo no publicado

El viejo suéter azul de papá

Hoy cuelga del respaldo de la silla de la cocina
     donde siempre me siento, cuelga
     del mismo respaldo de la misma silla donde él solía sentarse.

Me lo pongo al entrar,
     como él solía, sacudiendo
     la nieve de sus botas.

Me lo pongo y me siento en la oscuridad.
     Él no haría esto.
     Lajas de frío caen desde el hueso de la luna.

Sus leyes eran un secreto.
     Pero recuerdo el momento en que supe
     que perdía el juicio dentro de sus leyes.

Estaba de pie en la curva de la entrada cuando lo vi.
     Llevaba puesto el suéter azul con los botones abrochados hasta el cuello.
     No sólo porque era una calurosa tarde de julio

sino la mirada en su rostro...
     como un niño a quien la tía vistió temprano por la mañana
     antes de un largo viaje

en trenes fríos y venteados andenes
     sentado muy rígido en la orilla de su asiento
     mientras las sombras, como largos dedos,

sobre almiares dejados atrás,
     aún lo estremecen
     porque él viaja mirando hacia atrás. -
      
     — Este poema forma parte del libro La escuela de Wallace Stevens: Una antología
     de la poesía estadounidense contemporánea, con textos introductorios de Harold Bloom,
     y la selección y traducción de los poemas por Jeannette L. Clariond, que aparecerá próximamente en Editorial Pre-textos.

Tags: