artículo no publicado
marx en siglo XXI

No.199 /

Marx en el siglo XXI

Este año se cumplen dos siglos del nacimiento de Karl Marx. Filósofo, economista, sociólogo, revolucionario y acaso profeta, era un hombre de su tiempo, marcó profundamente el siglo XX y algunas de sus ideas son relevantes en nuestra época. Produjo un análisis del capitalismo que todavía resulta clarividente, combinó la filosofía de Hegel con la economía política y la investigación social, y creó conceptos y teorías que han sido completadas, discutidas o refutadas. Su pensamiento inspiró una corriente política, justificó revoluciones y regímenes opresivos, desarrolló una manera de ver la sociedad y generó una serie de polémicas ásperas, que a veces nos parecen iluminadoras y en otras ocasiones son curiosidades históricas, llenas de ortodoxos y heterodoxos, de inquisidores y apóstatas.

Fue un autor complejo, que cambió de opinión muchas veces, que evolucionó a través de intensas lecturas y de la confrontación con los grandes acontecimientos de su época. Sería un error reducir su pensamiento a una sola interpretación: hay un Marx joven y un Marx maduro, un escritor de periódicos y un crítico de la religión, un heredero de la Ilustración y un activista, un defensor de la capacidad revolucionaria de la burguesía y un campeón del proletariado, un Marx que escribía y agitaba, y un Marx que recrearon sus herederos.

La realidad ha desmentido algunas de sus teorías y ha revelado algunas carencias de su pensamiento: las noticias de la muerte del capitalismo parecían exageradas, su desdén por los derechos individuales es llamativo, la teoría del valor ha sido desmentida, su concepto de la clase ignoraba otras formas de capital, el determinismo de su perspectiva de la historia ha sido criticado. De personalidad atrabiliaria, dedicó mucha energía a pelear con adversarios que ahora nos parecen poco significativos. Pero, en una época obsesionada por lo simbólico, recuerda la importancia de los aspectos materiales y de la racionalidad. En tiempos de ansiedad por el cambio tecnológico, de aumento de la desigualdad, de reconfiguración de las clases sociales y de transformación de la democracia, algunas de sus observaciones resultan extrañamente actuales.