artículo no publicado
  • Los maratines no dejaron ruinas ni códices. Un testimonio sobre su poesía y sus danzas es el único vestigio que ha llegado hasta nosotros.
  • El gobierno que está por concluir inició el sexenio con compromisos firmados ante notario y reformas alentadoras. Después de revisar los logros y las cuentas pendientes, la conclusión es clara: este ha sido un triste sexenio.
  • “Echarse un alipuz” significa “echarse una copa”. Es el nombre de una aldea aragonesa y después se volvió un apellido. ¿Cómo adquirió su significado actual?
  • En el virreinato había un rey al que se le rendían cuentas. En el porfiriato y el maximato, un general. En el chapulinato hay un vacío de autoridad. En torno al vacío, zumban y giran los enjambres de chapulines aspirantes a más.
  • Hay un problema de cajas en las tiendas. Son la parte irritante de comprar.
  • Alda Merini pasó de los electrochoques a una poesía intensa y original, de una sorprendente inspiración religiosa. Más que el testimonio de una enfermedad, su obra explora los abismos del espíritu.
  • En Sonora y Arizona perviven rastros de una cultura indígena abierta hasta el punto de disolverse en la asimilación.
  • Un progreso de México en las últimas décadas ha sido la multiplicación de asociaciones voluntarias. En situaciones de urgencia, hacen falta recursos informativos al servicio de la espontaneidad social.
  • No existe un consenso sobre el origen del despectivo naco, aunque es probable que se derive de chinaco. Su uso en contra de los advenedizos supone la movilidad social.