artículo no publicado
  • Cortázar fechaba el nacimiento de la radio en una noche de 1923, cuando oyó desde Buenos Aires la transmisión de una velada boxística en Estados Unidos. En la misma línea, se podría decir que la radio murió en algún momento de los años ochenta, cuando cedió definitivamente el liderazgo entre los medios masivos a la televisión.
  • Diciembre y las listas de lo mejor del año se van, pero las listas a secas están siempre con nosotros. Hacemos listas todo el tiempo. No podemos vivir sin ellas.
  • Bitacoristas e integrantes de Letras Libres comparten algunas de las lecturas que más disfrutaron en el año que termina.
  • En cada diciembre mucha gente tiene la sensación de que la vida se le pasa demasiado rápido. Según los expertos, la clave para que eso no suceda radica en darle una mayor densidad a nuestras experiencias.
  • A pesar de que el agua cubre la mayor parte del planeta, se trata de unas de las zonas menos conocidas por el ser humano. Numerosas historias, en la ficción y la realidad, responden a esa fascinación que despiertan las profundidades marítimas.
  • Ordenar la biblioteca, una tarea a la que los bibliófilos suelen entregarse con frecuencia y con placer, a veces implica una situación particular: incorporar una colección entera, conformada en otra parte. La sensación es que los libros son como las células de un organismo vivo y encuentran siempre su propio lugar.
  • El mayor privilegio es poder elegir. A menudo, quienes pueden elegir optan por ponerse en el lugar de los otros, de los que no pueden elegir y sienten su destino como una condena. Son decisiones que definen y tiñen de sentido toda la vida.
  • Algunos apuntes sobre la extraordinaria vida de John Reed, el estadounidense que, después de cabalgar entre las tropas de Pancho Villa, asistió a la toma del poder por Lenin y los bolcheviques y escribió ‘Diez días que conmovieron al mundo’, la mejor crónica sobre la Revolución rusa.
  • Mirar por la ventanilla cuando se viaja en tren invita a pensar, recordar, imaginar. Quien mira por la ventanilla no es un mero espectador: a su manera, también está construyendo el mundo.